¿De qué se trata el dolor en las axilas?

Si alguna vez has sentido o sientes una molestia en alguna de tus axilas o en ambas, esto puede tener varias razones, desde las más simples como el producto de una irritación cutánea por acción del afeitado hasta enfermedades graves como el cáncer de mama. En este sentido, es vital reconocer los síntomas para determinar las posibles causas.

 

¿Qué genera el dolor en las axilas?

 

  • Problemas en la piel: la depilación puede provocar irritación, al igual que el uso de ciertos desodorantes terminan en una reacción alérgica que se denomina como dermatitis de contacto, en ambas situaciones es normal el dolor de axila y se puede acompañar de erupciones.
  • Distensión muscular: algunas acciones o movimientos que implican los deportes de lanzamiento o el levantamiento de pesas pueden provocar lesiones en los músculos cercanos a las axilas y como resultado se genera dolor en esta. Por ejemplo, los músculos del pecho y el brazo o el pectoral mayor el cual se extiende desde el pecho hasta el hombro. También el músculo coracobraquial que se encuentra en el área superior del brazo.
  • Herpes zoster: esta es una enfermedad o infección de la piel, así que generan un salpullido y dolor al igual que la culebrilla.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos: este tipo de glándulas se encuentran en todo el cuerpo, cuando las cercanas a las axilas se inflaman, generan dolor. También puede haber dolor en el abdomen y en las piernas.
  • Enfermedad arterial periférica: esta se trata de la constricción de las arterias más pequeñas, así que se deriva en la llegada de menos sangre a los músculos y el dolor.
  • Cáncer de mama: cuando el dolor de axila se debe a esta enfermedad, en muchos casos se acompaña de la aparición de un bulto o protuberancia, aunque también puede ser benigno y es a través de la ayuda médica que se puede determinar. También son frecuentes los cambios en las mamas en cuanto a la apariencia del pezón y se generan hoyuelos en la piel.

 

¿Cómo tratar el dolor de axila?

 

El tratamiento depende de las causas que generan el dolor, por ejemplo, cuando es por tensión muscular bastan unos días de descanso y terapias de frío y calor, si es por infecciones se recetan fármacos, si es cáncer será necesaria la quimioterapia. De cualquier forma, una vez aparezca el primer síntoma es vital acudir al médico para iniciar un tratamiento temprano que permita la recuperación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *